El entrenamiento de fuerza alivia las hipertrofias renal y cardiaca resultante de la hipertensión renovascular

  • R Miguel-dos-Santos Programa de Postgrado en Educación Física; Programa de Postgrado en Ciencias Fisiológicas; Laboratorio de Biología Cardiovascular y estrés oxidativo. Universidad Federal de Sergipe. Brasil.
  • JF Santos Programa de Postgrado en Ciencias de la Salud; Laboratorio de Biología Cardiovascular y Estrés Oxidativo. Universidad Federal de Sergipe. Sergipe. Brasil.
  • FN Macedo Programa de Postgrado en Ciencias Fisiológicas; Laboratorio de Farmacología Cardiovascular. Universidad Federal de Sergipe. Brasil.
  • MB Almeida Programa de Postgraduado en Educación Física. Universida Federal de Sergipe. Brasil.
  • VJ Santana-Filho Programa de Postgrado en Ciencias Fisiológicas; Laboratorio de Farmacología Cardiovascular. Universidad Federal de Sergipe. Brasil.
  • S Lauton-Santos Programa de Postgrado en Ciencias Fisiológicas; Programa de Postgrado en Ciencias de la Salud; Laboratorio de Biología Cardiovascular y estrés oxidativo. Universidad Federal de Sergipe. Brasil.
  • Rogério Brandão Wichi Programa de Postgraduado en Educación Física. Universidad Federal de Sergipe. Brasil.
Palabras clave: Entrenamiento resistencia, Estenosis arteria renal, Remodelación renal, Remodelación cardíaca, Ratones

Resumen

Objetivo: Evaluar los efectos del entrenamiento de fuerza sobre las hipertrofias renal y cardíaca inducidas por la hipertensión renovascular en ratas.

Método: Dieciocho ratas se dividieron en tres grupos: simulado, hipertenso (2R1C) e hipertenso entrenado (2R1C-TR). Los animales fueron inducidos a la hipertensión renovascular a través de la ligadura de la arteria renal izquierda. El entrenamiento de fuerza se inició cuatro semanas después de la inducción de la hipertensión renovascular, duró 12 semanas y se realizó al 70% de una repetición máxima. Al final se midió la presión arterial, la frecuencia cardiaca y los parámetros de las hipertrofias renal y cardíaca.

Resultados: El entrenamiento de fuerza promovió la reducción de la frecuencia cardíaca (p=0.0025) y la presión arterial (p=0.01). Además el entrenamiento disminuyó las masas absolutas de los riñones (p=0.0001) y el corazón (p=0.006), y los índices de hipertrofias renal y cardíaca, tanto normalizado por la masa corporal de los animales (p=0.0001 e p=0.001, respectivamente) como normalizado por la longitud de la tibia (p=0.004 e p=0.0004, respectivamente).

Conclusión: El entrenamiento de fuerza tiene efectos beneficiosos en la hipertensión renovascular en animales, siendo capaz de reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca, además de atenuar el desarrollo de las hipertrofias renal y cardíaca en ratas con hipertensión renovascular.

Publicado
2018-11-29
Sección
Originales